Archivo de la categoría: Personal

Cinco años

Me pilla por sorpresa y desde el móvil pero no quería dejar pasar esta fecha.

Cinco años hace ya desde que empecé esta aventurilla llamada blog. Es una pena que lo tenga totalmente olvidado pero la vida es así.

Un abrazo a todos.

Madurar

Estaba yo hoy aburrido en el trabajo cuando he leído el siguiente tweet enlazado en Microsiervos:

tweet

Al leerlo me he acordado de un tema del que quería hablar en el blog desde hace tiempo pero que no sabía como enfocar para que no pareciera un mensaje pesimista, ya que no es lo que pretendo.

Madurar es muchas cosas, pero sobre todo es aceptación a uno mismo. Madurar, crecer, y darte cuenta de todas esas cosas que ya no podrás hacer más o que directamente nunca harás, ni conseguirás.

Hace tiempo, en un centro comercial de Fuengirola al que hacía siglos que no iba, nos salimos a la terraza de un bar a tomarnos la merienda cuando de repente aparece delante de mi un skate park. Quizás para muchos sea absurdo, pero en ese preciso momento sentí una tristeza infinita y me quedé embobado.

Allí había cientos de chavales haciendo skate, saltando, grindando… Lo más cerca que he estado jamás de todo eso es jugando al Tony Hawk. No se, me entristeció pensar que por mucho que siempre me haya llamado la atención todo ese mundo con mi edad y mi complexión jamás podría hacer nada parecido. Aceptar, de repente, que no vas a poder hacer eso que siempre te hubiera gustado nunca en tu vida.

Supongo que todos tenemos alguna asignatura pendiente con nosotros mismos. No se, para mi es lo del skate y otras tantas cosas, para otro puede ser algo como el tweet anterior, ser astronauta, o algo más sencillo y absurdo (a ojos de los demás, claro) como ser el dueño de un videoclub.

Se que muchos vendrán con el típico mensaje optimista de que si te propones algo con todas tus fuerzas lo puedes conseguir, y que nunca es tarde. Pero a mi modo de ver creo que uno debe aceptar sus limitaciones, pero también sus virtudes.

No se, creo que llega cierta edad en que, pese a que habrá muchas cosas que nos gustaría conseguir y que nunca podamos, también debemos evaluar lo que hemos conseguido y lo que aún podemos conseguir. Es tontería mantener ilusiones que sabemos que nunca conseguiremos, pero en parte esa es la gracia de la vida.

Madurar es demasiado complicado.

Que pena

Reconozco que me da mucha pena entrar aquí y ver en que ha quedado todo esto, el blog.

Realmente no escribo nada y no le dedico absolutamente nada de tiempo a esto. No se, no es por falta de ganas, reconozco que cada día tengo más ganas de escribir. Lo que no tengo es tiempo, y cuando tengo tiempo no consigo ordenar las ideas de lo que os quiero contar o no encuentro las palabras apropiadas.

Siempre odié esos posts en los que decías que no tenías mucho que contar. En este caso es algo parecido, quería al menos pediros perdón a los pocos que quedáis ahí.

Tampoco es que este poco activo en internet, realmente participo mucho en twitter y en Google Reader, a veces diría que demasiado, pero bueno así es la cosa. Os recomiendo que me sigáis en estos dos sitios si me queréis seguir la pista, además en Google Reader hay una gran comunidad de gente comentando cositas y nos lo pasamos muy bien.

Ya que estoy aprovecho la cobertura para recomendaros una serie, Mad Men. Seguro que la mayoría la habéis visto y yo soy el último mono, pero el caso es que nos hemos tragado la primera temporada en menos de una semana y acabamos de empezar la segunda. Realmente merece mucho la pena y es una de las pocas series que no es comedia que estoy siguiendo ahora mismo.

Sin más dilaciones os dejo, un abrazo a todos.

Dos años

photo

Gracias por estos dos años de pura felicidad. Por estar ahí cuando más te he necesitado y por compartir tu vida conmigo. Gracias.

Feliz Navidad

FELIZNAVIDAD

Un año más aquí estamos, yo a este lado del ordenador deseando que tengáis una Feliz Navidad. No hay mucho más que decir, todos los años es la misma historia aunque cada vez un poco más viejos. Solo espero que seáis muy felices, no solo esta Navidad, sino en toda vuestra vida.

Sin mucho más que decir me despido y espero que cenéis muy bien esta noche, un abrazo a todos. Os amo.

Mi experiencia en la Genius Bar

Antes de nada explicar para el que no lo sepa que es la Genius Bar. La Genius Bar es un servicio en las Apple Store donde pidiendo cita previa te miran tu ordenador o cualquier dispositivo Apple si tienes algún problema. Dicho servicio goza de mucha fama ya que dicen que la gente es muy amable y te arreglan tus problemas casi sin rechistar.

image

Recientemente noticié un problema con mi Macbook Pro a la hora de grabar CDs y DVDs. Pese a que los leía correctamente cuando intentaba grabar algo en mitad de la grabación se paraba de repente, era como si el motor dejara de funcionar. Probé con Burn, con iTunes y con Finder y nada, el resultado siempre era el mismo.

Aprovechando la reciente apertura de la Apple Store en Xanadú, Madríd, pensé que sería buena idea pasar por la Genius Bar para que le echaran un ojo. El ordenador hacía un mes que había pasado los dos años típicos de garantía (aunque Apple diga que te da un solo año), pero había leído de gente a la que le habían reparado cosas gratis incluso fuera de ese plazo, así que por probar no pasaba nada.

Pedí cita para hoy mismo a las 13:00. Llegado el día (hoy) nos recorrimos los 30km que hay entre mi casa y el Xanadú y allí llegamos. Un chico de la Apple Store nos atiende con un iPad y confirma la cita, me dice que espere y al rato viene a buscarme con un técnico.

Le explico mi problema al técnico de la Genius Bar y lo primero que me dice es si se ha derramado algo porque una tecla estaba desgastada. Le digo que evidentemente no, pero ya me estaba oliendo el percal. Acto seguido enciende el ordenador y lo primero que hace es mirar el número de serie para comprobar si estaba en garantía.

Efectivamente me dice que ha pasado el plazo y que la reparación son 132 euros y que tendría que dejar el ordenador allí cinco días. La verdad es que me ha tocado los cojones por varias cosas que paso a relatar a continuación.

Lo primero es que en ningún momento he sentido que la persona que me atendía tuviera ningún interés por mi problema. No se, esperaba una atención más especial, ni una sola prueba de la grabadora, no ha revisado nada para ver si el problema pudiera ser de otra cosa… no se, las cosas típicas que te hacen en una tienda de ordenadores (donde yo he trabajado más de un año y medio).

Por otro lado el detalle de preguntar si se había derramado algo ya me hizo entrever que fuera como fuese iba a intentar que tuviera que pasar por caja.

Finalmente el hecho de que tuviera que dejar el ordenador allí ha sido lo que me ha rematado. Había leído maravillas de la Genius Bar y de repente resulta que el servicio es similar al que te pueden dar en cualquier otra tienda que sea servicio técnico oficial de Apple. Para dejarlo cinco días no me recorro 30km, voy al Ademac que tengo a escasos metros de mi casa y listo.

No quiero que parezca que mi cabreo venga de que tuviera que pagar la reparación ni mucho menos, entiendo que si no está en garantía no está en garantía y listo. Mi “enfado” viene porque no he sentido que el trato en la Genius Bar sea distinto de el de cualquier otra tienda, incluso lo contrario. La persona que me ha atendido no ha mostrado interés en mi problema y ha ido al grano, no creo que esto aporte valor extra alguno ni mucho menos creo que compensé ir a la Genius Bar para esto.

No se, igual he tenido mala suerte y me ha tocado el capullo de turno o una persona que no tenía un buen día, pero el tema es que evitaré siempre que pueda ir a la Genius Bar si el servicio va a ser siempre parecido a este.

El único motivo de comentar esto por aquí es ofrecer una opinión alternativa a la que he leído siempre sobre la Genius Bar, que es una maravilla y tal y cual. Mi caso no ha sido ese así que cada uno saque sus conclusiones que ya somos mayorcitos.

Miedo

Me considero una persona bastante miedosa. Desde que tengo uso de razón he tenido miedo a la oscuridad, por ejemplo. Es algo que siempre me ha condicionado. Por ejemplo cuando estoy solo en casa y Paloma está en Granada duermo siempre en el salón porque no me gusta estar solo en el cuarto.

Algo dentro de mi me hace pensar que en mitad de la noche van a entrar a pegarme una paliza brutal. Es algo irracional, no lo puedo evitar.

Por ejemplo recientemente he hecho viajes bastante largos con el coche y un pensamiento bastante recurrente mientras conduzco es que me va a reventar una rueda o que alguna pieza fundamental del coche se va a caer y nos vamos a estrellar. Es bastante jodido ir cinco horas conduciendo y a la vez acojonado.

Otro miedo que tengo es pensar que a la mínima voy contraer una enfermedad mortal. Es absurdo, pero en cuanto me duele algo pienso que es un tumor o que de un día para otro me van a diagnosticar cáncer de colon.

Pese a todo no es algo que realmente me condicione. Salvo en el caso de la oscuridad mis otros miedos absurdos no me impiden actuar con normalidad, he aprendido a convivir con ello. Quizás es algo generalizado, no lo se porque no he hablado del tema con nadie, hasta ahora que lo hago con vosotros (si es que queda alguien al otro lado).

Se lo que algunos pensarán y es que seguramente creáis que estoy chalado y es posible que llevéis razón.

Cuarto aniversario

Ni se me había pasado la cabeza y de repente me salta un aviso de que hoy es el cuarto aniversario del blog.

Reconozco que no tenía nada preparado, de hecho estoy escribiendo este post desde el iPhone porque me ha pillado de vacaciones y sin mi ordenador.

Simplemente me gustaría reflexionar sobre como los motivos iniciales por los que cree esto se han ido desvaneciendo poco a poco… Es extraño.

Finalmente agradecer a todos los que han pasado por aquí alguna vez y sobre todo a los que llevan desde el principio (si es que queda alguno) el esfuerzo de leerme.

De veras, gracias.

Extrañas coincidencias

Yo siempre he sido de creer en las señales. Quiero decir, siempre he pensado que la vida a veces te da señas del camino a seguir, aunque nunca me he regido por estas señales al 100% ni mucho menos, pero a veces me he dejado llevar por las mismas.

Hace unos años, no se, cuatro o cinco, andaba yo por la FNAC cuando vi que estaba la película “Cha, cha, cha” en oferta. Como es una película que me hacía especial gracia y que me gustaba bastante, pese a ser española y todo el rollito ese que tanto odia la gente, terminé comprándola.

Al llegar a casa la puse en mi estantería de películas sin ni si quiera abrirla, porque como no la iba a ver ese mismo día no me corría prisa. El tema es que pasaron los años y la película seguía ahí, sin abrir, esperando que un día llegara un momento especial para ella, y llegó.

Pasan un par de años y…

Resulta que era el cumpleaños de Paloma, cuando solo éramos amigos (aunque a mi ya me gustaba por esa época). Resulta que el mismo día de su cumpleaños y a última hora aún no le habíamos comprado nada pero de repente me acordé que a ella le encantaba “Cha, cha, cha” y no la tenía en DVD.

Pensaréis que es una gilipollez (y quizás lo sea), pero en ese momento pensé que quizás aquello significaba algo. No se, ¿cuantas películas tenía sin abrir? Solo esa, y justo era un regalo ideal para la chica que me gustaba. ¿Coincidencia? Seguramente, pero quiero creer que no, que es algo más.

Al final le regalamos la peli, y años después estamos juntos, aunque esto no es consecuencia directa de lo primero. No se, como ya digo la gran mayoría pensará que esto no son más que tonterías, pero yo creo que no, que son pequeños mensajes que nos manda la vida en si misma…

No pudo ser

Hace unos meses Paloma me habló sobre unas becas del ICEX para informáticos. Las condiciones de las becas estaban muy bien, consistían en trabajar un año en el extranjero en una de las oficinas comerciales de la embajada española, además cobrando un sueldo bastante interesante. Me apunté porque daba el perfil y porque Paloma se vendría conmigo.

El caso es que llegó el día de la primera prueba, que era un examen de sesenta preguntas (sino recuerdo mal) sobre supuestos informáticos. Salí con sentimientos encontrados, ya que me había parecido algo complicado, pero aún así la pasé sin mayores problemas.

De unos 700 pasamos 300.

La segunda prueba consistía en un examen de inglés, con parte oral y parte escrita. Aquí ya me jodieron, porque de la parte oral salí bastante contento, pero la parte escrita me dejó inquieto. Aún así y para mi sorpresa pasé también esta prueba.

De 300 quedamos 200.

Y finalmente la prueba final, una entrevista personal con tres personas del ICEX. Salí bastante contento, aunque en las entrevistas realmente nunca se sabe así que tampoco quería ilusionarme.

Y ese es el tema, desde el principio me prometí a mi mismo que no me iba a ilusionar, porque a lo largo de mi vida me he llevado muchos chascos y pensaba que había aprendido. Sin embargo, por mucho que lo pretendiera el hecho de llegar a la fase final de algo que, al menos para mi, resultaba complicado me había ilusionado un poco.

Uno empieza a hacer cábalas en su cabeza, “¿Que pasaría si me dieran Berlín?”, “Como molaría vivir en Miami”.

Sin embargo llegó el día que salían los resultados, concretamente esta mañana. Como podéis intuir por el título no pudo ser, no he estado entre los sesenta seleccionados y tampoco entre los reservas, así que todo se acabó. Finalmente no ha podido ser.

No voy a mentir, aunque ya estoy más relajado, ha sido literalmente como un jarro de agua fría. Me he pasado la mañana en el trabajo bastante amargado y sintiéndome muy frustrado y, porque no decirlo, fracasado. Soy bastante exigente conmigo mismo, algo que no me había parado a pensar nunca, pero me he dado cuenta de que lo soy.

Ahora tocar seguir, a ver que nos depara el futuro. Solo espero que sea para mejor.

P.D: Muchas gracias a todos los que me han apoyado y a todos los que esta mañana me han mandado ánimos, la verdad es que los necesitaba.