Archivo de la categoría: Actualidad

De porque he desaparecido del mapa

No recuerdo cuando fue la última vez que escribí por aquí, no se si hace un mes o dos semanas. Lo que se es que ya no me apetece, ya no tengo la necesidad de hacerlo, me he cansado.

Y no me he cansado concretamente del blog, me he cansado de todo lo que ello conlleva, lo que conlleva “la blogosfera”. Estoy un poco hasta la polla de las tonterías que rodea últimamente a todo esto, que si discusiones a ver quien es el más guay, quien es el más original… quien es el más al fin y al cabo.

Sigo leyendo muchos blogs, pero ya ni comento ni nada. Me he cansado de la polémica gratuita que se liaba cada dos por tres, de mal entendidos, de frases sacadas de contexto para dejar mal a tal o a cual, de tanta mierda barata.

Ahora prefiero escribir en twitter cuando me apetece, o subir algo simpático rápidamente a mi tumblr o simplemente pasar de todo e ir a lo mío, que es lo que a día de hoy me importa, mi trabajo, mi Genbeta y en mis ratos libres (que por suerte son muchos) a disfrutar de la vida junto a la mujer que me acompaña. Pero no soy tan mamón, voy a poneros un poco al día.

El lunes empecé a trabajar, es un trabajo que está bastante bien ya que aunque no es la polla es lo mejor que he encontrado para empezar en Madrid. El sueldo es normal, pero el horario es literalmente la polla y está cerca de casa, así que podré tener una vida plena en todos los sentidos, que es lo único que pretendo. Por lo demás todo bien, gracias.

No se si volveré a escribir por aquí, yo no soy muy de cerrar las cosas, lo único que cerré fue el fotolog pero porque tenía un motivo muy concreto y a día de hoy ya no tendría sentido seguir manteniendolo. Pero eso, lo dicho, que os amo a todos.

Curiosidades de mi vida en Madrid vol.3

La fecha de caducidad de la comida es una patraña. Para saber si la comida está caducada hay que seguir estos pasos:

  1. Mirar a ojo que no tenga mal aspecto. Si se parece a Cher sin maquillaje está caducada.
  2. Oler. Si huele como un viudo de 70 años está caducada.
  3. Probar un trocito. Si sabe a perros muertos está caducada.

Si después de estos tres pasos la experiencia es positiva esa comida se puede comer, aunque lleve un mes “caducada”. Que no está la cosa como para tirar comida.

Aquí todo es distinto

En Madrid todo es diferente, en comparación a Málaga obviamente, las demás ciudades no las conozco.

Te das cuenta de que aquí todo es distinto cuando coges el metro a las 00:30 de la noche y está petado de gente. En Málaga a esa hora cualquier día si no es el centro de la ciudad (y depende que calles) lo máximo que vas a conseguir es que te metan un palo.

Aquí a medio día los restaurantes están llenos de mesas para uno y las raciones para llevar están a la orden del día. En Málaga a la gente no le gusta comer sola, es raro ver a gente comer sola o llevándose comida a casa. Nos gusta mucho eso de salir a la calle con “nuestra” gente.

Aquí parece que todo corre muy deprisa, los coches, la gente… Cuando llevas veinticinco años viviendo en un sitio donde llegas a cualquier parte de la ciudad en quince minutos en coche no te das cuenta de la suerte que tienes, de que en el fondo no hay prisa ninguna por llegar. Una prisa ficticia que creo que embriaga a todos los que viven aquí.

Aquí los domingos hay cosas que hacer. Parece mentira pero los domingos las calles están repletas de gente, las tiendas están abiertas (no en todos sitios, eso si) y la sensación de que hay vida es mucho mayor. Si me dieran un euro por cada vez que he dicho en Málaga un domingo que no había nada que hacer ahora sería rico.

Evidentemente ahora Madrid me parece fascinante, pero eso no quita que cada vez que pienso en las calles de Málaga no me entre un algo por el estómago que me hace detenerme por unos segundos. Pensar que ahora que se acerca el calor no tengo la playa a cinco minutos me va a matar, lo tengo bastante claro.

Pero se que estar aquí me va a compensar, de hecho ya me está compensando, me compensa cada vez que la veo a ella sonreír.

Curiosidades de mi vida en Madrid vol.2

Que cosas, he seguido el mismo procedimento para la ropa sucia aquí que en Málaga, pero el resultado ha sido dramáticamente distinto.

Mientras en Málaga tiraba la ropa sucia al suelo y aparecía limpia en mi armario a los dos días, aquí la ropa se está amontonando en el suelo.

¿A alguien se le ocurre algo?

Haciendo memoria…

Tú nunca te atreviste a dar el paso porque lo tenías todo en contra y todo el mundo te decía lo mismo “No lo hagas, porque la vas a perder como amiga”.

Sin embargo, la última noche, decides dar el paso, era ahora o nunca y le das el pequeño detalle que le habías comprado mitad regalo de despedida mitad declaración de amor, sin esperar nada a cambio, porque tú ya sabías lo que había o eso creías. Ella se va y tú crees que lo poco que podíais tener ya lo habíais tenido, una bonita amistad. Pasan los meses y aún así sigues pensando en ella, aunque claro, con la distancia parece que la relación se ha ido enfriando, aunque sigas hablando con ella por el messenger e intercambiando algún que otro SMS…

Un día próximo a Navidad ella vuelve, y quedáis con más gente para veros. La primera vez desde el día D. Todo bien. Y quedáis para veros el finde, después de tu cena de empresa, con más gente, claro está, porque solo sois amigos. Pero el jueves, antes de nada, te manda un SMS que te pone los vellos de punta, aunque no sepas exactamente como interpretar. Decides no hacerte ilusiones, sobre todo porque las personas a las que consultas te dicen lo mismo “No te hagas ilusiones”.

Llega el día que os vais a volver a ver, después del SMS, tú te vas a tu cena de empresa tan pancho. Sin embargo esa noche se convierte en la noche más bizarra de tu vida, por un millón de historias que ocurren. Y os veis, y os besáis.

Y tú le dices que esa no es la manera, que mejor hablar las cosas con tranquilidad. Estás confundido.

Al día siguiente vuelves a quedar con ella y le dices que no puede ser, que han pasado demasiadas cosas y que hay otras personas en medio, aunque ni tu mismo te creas lo que le estás diciendo. Y ella se va. Y tú te vas.

Entonces llegamos al domingo, ella te pide que le llames cuando te despiertes y lo haces, porque estás deseando hablar con ella en el fondo. Y te hace una pregunta que en realidad no quieres contestar, y le respondes, y en ese momento te das cuenta de que la vas a perder para siempre, en todos los sentidos.

El lunes te levantas por la mañana y ves que ella ha desaparecido del mapa por completo, ha borrado su rastro y te das cuenta que le has hecho daño. Tú, el que antes besaba el suelo por donde pisaba, el que se hacía fotos con Fele Martinez por ella, el que tantas noches se volvió a casa con ganas de echarse a llorar. Y no lo puedes soportar.

Y haces mil llamadas, y decides que es el momento de mandar a la mierda todo lo que habías construido ese fin de semana y probablemente detruir a una tercera persona, pero sabes que es lo que quieres hacer. Y la llamas, y se lo dices, que quieres estar con ella, que te da igual que viva a 500km, que no puedes más.

Lo siguiente que recuerdas son dos fines de semana de puta madre en Granada, paseos por las nevadas calles de Madrid y que por primera vez te estás planteando seriamente que hacer con tu vida de verdad. Que los días ya no son grises, que nunca dos horas y media de tren fueron una distancia tan grande, que conforme más la conoces más te gusta…

Un día te despiertas a su lado y te das cuenta de que no necesitas nada más, que han merecido la pena todo lo que has pasado y que te alegras de no haberle hecho caso a los demás y no haber hecho por olvidarla. Que la vida es maravillosa.

And the Oscar goes to…

Aunque esté tremendamente emocionado por la nominación de Robert Downey Jr. al Oscar al mejor actor secundario por Tropic Thunder, y porque por fin parezca que se está empezando a tomar en serio la comedia he de decir que si yo tuviera que elegir a alguien me quedo con Heath Ledger por El Joker.

Quizás sea por que soy un mitómano empedernido o quizás, simplemente, porque ver su interpretación en The Dark Knight en versión original me ponga los vellos de punta, pero lo tengo bastante claro.

3218522549_fcb38577e7_o
Foto original de Grizzly! vista en mmoroca

I (L) MAD

i-love-ny

Este es el típico post que jamás pensé que yo escribiría. Y cuando digo jamás digo jamás, porque los que me conozcan un poquito saben como soy, o como era, o como fui, o lo que sea.

Hace no mucho hablé de la zona de confort, y bueno, de siempre he hablado claro. En toda mi vida me he movido por inercia, dejándome llevar por las corrientes que me movían de un lado a otro sin tener que pensar demasiado. Dándome una vida aceptable pero tampoco plena, aunque tampoco me debería quejar porque me lo he buscado yo solito.

Sin embargo, ahora todo eso se ha acabado. Voy a dar el paso. Aún tengo que resolver muchísimas cosas antes de poder hacerlo definitivamente, pero ya lo tengo claro. Me voy a Madrid.

Se acabó eso de quejarme de todo, de que mi vida es una mierda, de que nadie me quiere, de que soy lo peor. Ahora veo el futuro con optimismo y se que aunque va a ser muy complicado todo puedo hacerlo si me pongo y si le dedico todas mis fuerzas.

A mi siempre me llamó la atención irme a Madrid a vivir y trabajar en algo relacionado con lo mío. Llevo más de un año buscando trabajo en Málaga y solo he conseguido una entrevista de trabajo, es realmente lamentable. Igual en Madrid el trabajo está fatal, no lo se, pero al menos no quiero morirme sabiendo que ni si quiera lo intenté.

Aparte de eso, claro está, el motivo principal que me hace moverme 500km y abandonar todas las comodidades que mis padres me han proporcionado en los últimos 25 años tiene un nombre, Paloma. Si no fuera por ella yo no me estaría planteando esto y seguiría teniendo la misma vida de siempre en la misma ciudad de siempre.

Pero es que es así, cuando quieres a alguien y estás a gusto con ella no te son suficientes los fines de semana. No tiene ningún sentido vivir como un zombie de lunes a viernes y solo vivir los fines de semana. Yo quiero que todos los día sean como los que he vivido este finde, y se que para ello tengo que mover el culo. Eso es lo que voy a hacer.

La verdad es que estoy supercontento con todo lo que nos está ocurriendo y saber que hace dos meses yo no me estaría planteando esto ni de coña. Ella ha llegado y me ha sacado de la zona de confort por la puerta grande. Y aunque me da miedo porque yo no se hacer ni la o con un canuto sin mis padres, saber que ella va a estar a mi lado para ayudarme me hace sentir seguro.

Mi intención es irme lo antes posible, pero claro, antes tengo que resolver muchas cosas. Lo principal es resolver temas de mi trabajo actual, buscar un piso y planear cosas con la ayuda de mis padres. En cuanto tenga estas tres cosas emprendo mi viaje, quizás para siempre o quizás no, pero al menos que no se diga que no lo intenté, que me quedé mirando la vida pasar…

Así que bueno, se busca piso y trabajo en Madrid. Espero vuestros correos :)

Llevabais razón

Cada vez que pienso en lo jodido que he estado tanto tiempo, lo mierda que me ha parecido la vida en los últimos años no puedo más que reírme.

Recuerdo cuando todo el mundo me decía que la vida cambia cuando menos te lo esperas y que si finalmente no esperas nada es cuando ocurren las cosas. Y por mucho que me pese tengo que decirlo, llevabais razón.

La vida ya no me parece para nada una mierda, sino todo lo contrario. Estoy muy feliz por todo lo que me ha pasado últimamente y aunque se que va a ser complicado, sobre todo tomar algunas decisiones, lo tengo bastante claro y se que es lo que quiero hacer, por primera vez en mucho tiempo.

Por si no habéis pillado algo:

Imagen 1