De como volvimos de Londres

Bueno, antes de nada simplemente decir que esta es una entrada para explicar como conseguimos volver de Londres, ya que como supondréis nos quedamos allí atrapados a causa del volcán. Más adelante haré un post con las cosas que me gustaron de la ciudad y si me da tiempo (que no) con fotos y vídeos.

Todo empezó el jueves, el mismo día que llegamos. A eso de las 13:00 me llama ElGekoNegro, con quien se suponía que me iba a encontrar en la city para comer ya que el también estaría por allí.

Cojo el teléfono y me dice que no ha podido volar por noseque historia de un volcán. Yo personalmente creo que me está vacilando porque nosotros no teníamos ni idea del tema, pero no, finalmente le creí. Llamé a mi madre y me lo confirmó, todo el tráfico aereo cortado por culpa de un volcán. Lo nunca visto.

He de reconocer que ni Paloma ni yo en un principio pensamos en que esto sería nada importante, así que pasamos un poco del tema pensando que todo se difuminaría en cuestión de días. Además, revisabamos la web de Ryanair y decía que nuestro vuelo seguía en pie así que nada de que preocuparse.

Lo chungo llegó el domingo, cuando vamos a la Apple Store de Regent Street y leemos en la web de Ryanair que todos los vuelos están cancelados al menos hasta el miércoles a las 13:00. Genial, nuestro vuelo salía el martes a las 8 de la mañana, con lo cual AHORA SI, estabamos jodidos.

Nos fuimos al hotel a conectarnos a internet, ya que la Apple Store había cerrado ya (nos conectamos desde la calle a la wifi cual gitanos), para intentar buscar alguna alternativa o solución para volver.

En el hotel los dos ordenadores que había estaban pillados (independientemente de que te cobren 1 pound por 20 minutos de internet… UN POUND, UN PUTO POUND POR VEINTE MINUTOS). En vista de esto nos fuimos al cyber de un indio que había al lado del metro, donde había internet por 1 pund la hora (así si nos entendemos).

Los ordenadores eran una puta mierda, pero ese es otro tema. El caso es que allí no sabíamos muy bien que mirar. Conocimos a dos españoles que iban a cogerse un tren Londres-Paris y luego otro Paris-Madrid, pero la cosa salía por más de 600 lebros.

Luego conocimos a otra pareja que nos habló de un ferry que salía de un pueblo (o ciudad no lo se, ni me interesa la verdad) llamada Portsmouth y nos llevaba a Santander. Nos informamos por encima del tema pero nos fuimos ya al hotel, mañana sería otro día.

Con esto llegamos al lunes. Nos levantamos y nos vamos directamente a Regent Street, a la Apple Store, donde había internet gratis (GITANO TIME) para gestionar todo el tema del ferry, ya que parecía la mejor solución.

La web no permitía más de una compra por la misma IP (lo que significaba que alguien ya había comprado unos pasajes para ese ferry en la misma tienda que nosotros). Con estas llamé a mi madre para que ella llamare desde España e intentara gesionarnoslo.

Al cabo de un rato mi madre me llamara para decirme que nos ha conseguido los dos últimos billetes para le ferry, que salía el miércoles a las 11 de la mañana (210 libras). Gracias a Dios teníamos una salida.

Ahora había dos problemas, llegar a Portsmouth y quedarnos a dormir. El primer tren para Portsmouth llegaba allí a las 11, lo que significaba que no nos daba tiempo así que tendríamos que hacer noche allí y madrugar para cogerlo tempranito.

Fuimos a Victoria Station (a todo esto yo con fiebre, herpes y diarrea) y compramos los billetes para el día siguiente Londres-Portsmouth (45 libras) y reserbamos en un Ibis de Portsmouth para una noche (69 libras). Acto seguido nos fuimos al hotel y yo me metí directamente en la cama porque no podía con mi vida.

Con esto llegamos al martes. A mi se me ha pasado la fiebre, pero sigo con los herpes y la diarrea. Nos levantamos y nos vamos al cyber del indio, a imprimir la reserva del ferry, ya que no quería problemas de última hora. De allí a Victoria Station y de ahí a Portsmouth, donde llegamos tras dos horas de viaje.

Portsmouth muy bien la verdad, me sorprendió gratamente. Era pequeñito pero tenía de todo (HMV, Primark, Topshop, Starbucks). Pasamos el día como pudimos por allí y luego nos fuimos a descansar al hotel.

Con esto llegamos al miércoles. Nos levantamos y nos vamos al puerto en un taxi (4 libras) y de ahí nos montamos en el ferry tras pasar por una escena digna de La Lista de Schindler. Cientos de personas allí hacinadas en un hall del tamaño del salón de una casa media española. Todos esperando para subirse el ferry y llegar a España de una puta vez.

Pasamos 24 horas en el ferry un poco aburridos pero se pasó bien, tomando cocacola y viendo cantar al bizarro dueto que amenizaba el viaje. Parecíamos una pareja de cincuenta años.

Al llegar a Santander (12 de la mañana) nos enteramos que ya no quedan billetes de tren (nos interesaba el tren porque a Paloma le cuesta como 20 céntimos el trayecto, además de que es más rápido). Así que nos vamos para la estación de autobuses para coger el siguiente que salga.

Llegamos y tras un rato de cola solo quedan para las 16:00 llegando a Madrid a las 22:00. Lo compramos, que remedio y cuando llega la hora nos embarcamos en el en lo que fue una de las mayores pesadillas de mi vida. Odio los autobuses, sobre todo si tengo que pasar seis horas en ello y encima sin batería en el iPhone para poder jugar a algún juego.

Finalmente a las 23:00 de la noche llegamos a mi casa y descansamos por fin, al día siguiente me levanté a las 7:00 para ir a trabajar, con más mala cara que los pollos del Pryca.

No se cuanto hemos gastado en todo este preriplo, pero pensamos reclamar a Ryanair, porque los sinvergüenzas no tuvieron la decencia de contestar al teléfono que tenían para esta situación. Llamabas y te colgaban o directamente sonaba y sonaba y no pasaba nada. Eso sumado a la ineptitud de nuestra embajada y consulado, que en vez de ofrecerte una solución real te decía “BUSCATE LA VIDA CHAVAIIIIIL”.

Mientras tanto tenías que ver en la tele como Francia e Inglaterra hacía todo lo posible para rescatar a sus ciudadanos. P.AT.E.T.I.C.O.

P.D: Perdonad la falta de negritas, he tenido que escribir esto un poco a la prisa.

15 pensamientos en “De como volvimos de Londres

  1. Elio

    Joder, tío, vaya odisea. Lo cierto es que seguro que ya te ríes un poco al contarlo y recordarlo por lo que será una anécdota cojonuda para contar en esas largas veladas invernales a tus nietos… o no.

  2. Ponzonha

    Cuando me enteré de lo del volcán pensé en tí, pero jamás hubiera imaginado que el puteo llegaría a cotas tan brutales de sufrimiento.
    Al menos como anécdota es cojonuda.

  3. Jose

    Al menos como dice Elios, te queda una buena historia para contarle a la gente.

    ¿Te imaginas una ciudad donde los gitanos fueran realmente esa gente que tiene que ir por la calle con los móviles robando wifi? Eso sería realmente chanante

  4. Alejo

    Estoy de acuerdo en lo que dicen todos y además sabiendo que eres un tío con bastante sentido del humor, en unos días te reirás de esto.

    Por cierto, imperdonable lo de las negritas. Eso y follarte a la novia de un colega es lo peor.

    Jose, ese seria un gag cojonudo: en el futuro en plan Mad Max el tráfico de wi-fi asola las ciudades.

  5. Hybrix

    Buah!! Madre mía… vaya odisea…

    Eso si, me quedo con tu último párrafo, España, el culo del mundo siempre y para todo. SOMOS LA POLLA.

  6. María

    Me ha dado angustia leerlo y a la vez me ha hecho gracia por la forma de contarlo! Qué odisea; lo peor, que encima estabas malo.

    Vaya anécdota!! Cuando nos veamos nos la cuentas otra vez 😉

  7. Sandra

    me ha gustado mucho el detalle de la diarrea. totalmente imprescindible 😉
    bueno, siempre le podréis contar a vuestros hijos-nietos-sobrinos vuestro primer viaje juntos a London. De película…

  8. Alexliam

    Cierto, hay muchas faltas y erratas, pero escribí el post con el teclado de un netbook y sinceramente, juega muchas malas pasadas.

  9. Pingback: Children at your Feet » Arxius » por los pelos: bilbo wasabi & parís l’amour #ashtag

  10. Pingback: 10 años de Apple Stores, analizamos su trayectoria. Segunda parte | Central de Punto de Ventas

Los comentarios están cerrados.