Infidelizando al cliente

Hola, ¿hay alguien por ahí? ¿alguien leyendo por ahí? Si no hay nadie tampoco os lo puedo reprochar. Al tema.

Personalmente no soy una lo que se dice estrictamente fiel a los establecimientos, pero me gusta ir a los mismos sitios a comprar siempre y cuando me traten bien y el precio sea razonable. Por ejemplo si en el sitio al que suelo ir el producto X cuesta 3 euros, y en un sitio diferente al que no suelo ir cuesta 2,75 pues iré al que siempre voy porque aunque sea más caro me suelen tratar bien y me gusta el servicio. Para que cambiar.

Todas las mañanas voy a desayunar al mismo bar, hasta tal punto que no tengo que pedir para que ya me pongan lo que desayuno cada día, una barrita con aceite y tomate y una Cocacola. Esto para mi es calidad.

En su día me saqué la tarjeta de FNAC porque aunque costaba dinero en aquel entonces me compensaba porque como era soltero y triste me gastaba cantidades ingentes de dinero ahí y al final repercutía en buenos descuentos.

Sin embargo jamás me había planteado sacarme la del VIPS hasta que un día, cenando con Pedro10 me dijeron “Si te la sacas ahora mismo te hacemos un descuento directo en esta cena del 40%”. Se refería a la tarjeta del Club VIPS, no a mi polla. Así que me la saqué (la tarjeta, repito).

Quizás no me estoy explicando bien. Básicamente si me tratan bien vuelvo por los sitios, si me tratan mal no pienso volver.

En realidad quiero hablar de un tema del que ya he hablado más de una vez y es del pago con tarjetas.

Hace tiempo acompañé a Paloma a Kiko Cosmetics, una tienda de cosméticos baratilla y que está poniendo tiendas por todos lados. Ella quería comprar algo que costaba tres euros y como nunca llevamos dinero suelto (algún día hablare en detenimiento de esto) pensábamos pagar con tarjeta.

Sin embargo las dependientas nos dijeron que solo aceptaban pagos con tarjeta a partir de 12 euros. Dejamos lo que llevábamos allí y yo juré no volver nunca más.

Puedo entender que un supermercado de barrio no te quiera cobrar algo inferior a 12 euros con tarjeta porque sinceramente probablemente no le traiga a cuenta por las comisiones que le cobran, ¿pero una cadena? No creo que sea la mejor forma de fidelizar la verdad.

Estamos hablando de una cadena que probablemente facture millones de euros al año, eso significa que la comisión que le puedan cobrar por una venta de tres euros es algo anecdótico comparado con las cifras que supongo que suelen barajar.

Lo lógico, en mi mente al menos, es dejar contento al cliente y quizás no ganarle dinero a una venta de 3 euros pagada con tarjeta pero si ganar un cliente al que han tratado correctamente y que sabe que en ese sitio podrá pagar con tarjeta y no le ponen pegas.

No os confundáis, no estoy haciendo esta entrada en plan “HOLA SOY BLOGUERO Y MI OPINIÓN TIENE MUCHO VALOR Y VOY A HUNDIR ESTA COMPAÑÍA”. Ni muchísimo menos.

Simplemente considero que las grandes empresas deberían mirar más por los clientes, dejarse de tarjetas de fidelización y puntos de mierda y pensar en las cosas pequeñas. Las cosas que hacen que una persona salga sonriente de tu establecimiento sabiendo que volverá.

Hasta aquí mi pataleta. Gracias y un saludo a Berlusconi.

27 pensamientos en “Infidelizando al cliente

  1. Lady Madonna

    La tarjeta VIPS mola, espero que la uses siempre que vayas al Starbucks 😛

    A mí también me encanta esa sensación de ser “cliente habitual”. En mi trabajo anterior me pasaba lo mismo cuando bajaba a desayunar al bar, en un minuto tenía mi café con leche en la mesa sin decir nada :) Y cuando iba al Starbucks con más frecuencia, se acordaban de mi nombre, de las 2 bebidas que solía pedir (hoy qué querrás? Caramel Macchiato o Frappuccino?)…

    El Starbucks es un ejemplo perfecto de sitio denostado por mucha gente pero que a mí me encanta. No ya por el café (que también :P), sino por cómo te tratan. Todavía no he encontrado un barista borde.

    Me encantaría poder hacer eso que hiciste en esa tienda: dejar la compra e irme. Pero normalmente has ido a comprar porque lo necesitabas, y da rabia haber hecho el viaje en balde. Pero algún día lo haré (por ejemplo en el Caprabo, donde siempre te salen con excusas para no aceptarte los vales de descuento… argh, qué rabia!).

    salu2

    p.s. quiero conocer la historia de por qué no lleváis suelto nunca 😛

  2. Bea

    Mira que donde yo trabajé son lameculos con los clientes (del tipo de que si te comes la tortilla y les dices que estaba mala, da igual que ya la hayas comido, no te la cobran) y no te dejarían nunca pagar una barra de pan con tarjeta de crédito. No compensa en absoluto las perdidas sólo porque puede que vuelvas. Sólo lo he visto hacer una vez, y fue con una señora que venía a menudo y el jefe sabía que era de las que de vez en cuando gastaba un buen dinerito en Joselito y cosas de esas.

    Y eso, que por lo demás tienes razón, la frase que suelen decirme es “un cliente descontento se lo cuenta a cincuenta, un cliente contento a unos tres como mucho” (esta es de mi veterinario, es de los que antes que dejarte pagar tres euros con tarjeta, te lo regala porque le sale más barato).

  3. ElGekoNegro

    Yo compro el pan en Eroski (menos de un euro) y lo pago con tarjeta. Me miran mal y hay quien piensa que hago esperar mucho a la gente al quedarme a firmar el recibo. No creo que tarde más que en dar un euro, coger los cambios, comprobar que (otra vez) me han dado un céntimo de menos y ser tan ruin de pararme a pensar si merece la pena discutir por un puto céntimo.

    Si una cadena de lo que sea no me permite hacer eso. No es que no vuelva, es que hago un post a lo “HOLA SOY BLOGUERO Y MI OPINIÓN TIENE MUCHO VALOR Y VOY A HUNDIR ESTA COMPAÑÍA”.

    Dime cuándo quedamos (otra vez) para quemar una sede o algo.

  4. Ponzonha

    Yo pago con tarjeta siempre. De hecho, no tengo monedero en sentido estricto.
    Y recuerden: un cliente cuesta una vida ganarlo y un segundo perderlo.

  5. Vedia

    Pan con aceite y tomate……el paraíso.

    Joder, que chungo sería que te rebajasen un 40% la polla….quita, quita.

    Y yo también pago casi todo en tarjeta de débito como ElGeko, y el VIPS es de pijos aunque es muy útil. Ala, ya lo he dicho.

  6. Ellohir

    A mí me da una rabia extrema lo de no pagar con tarjeta, incluso en la cafetería. Me parece una incomodidad enorme tener que ir al banco, sacar dinero y que luego me miren mal por pedirme un café con un billete de veinte.

  7. El Duque

    Mi mujer yo somos como vosotros: nunca llevamos suelto encima (excepto mi euro y pico para el desayuno de cada día). No hay ningún motivo en especial, simplemente nos da pereza tener que cruzar la calle para sacar dinero del cajero. Eso sí, somos como vosotros con la tienda de cosméticos: si no puedo pagar con tarjeta, no vuelvo allí y punto.

    En verano cuando estuvimos en NYC fui feliz por algo tan tonto como poder pagar un taxi con tarjeta, propina incluída, o por hacer lo propio por un café del Starbucks de apenas 2$. Aquí, el viernes pasado no puede pedirme la última copa que me apetecía porque me quedaban 10 euros y: a) en el garito no podía pagar con tarjeta; b) menos aún en el taxi (¿alguien sabe en qué quedó lo de pagar con el móvil en los taxis?). Obviamente, no volveré jamás a ese lugar aunque mi única alternativa sea volverme a casa.

    @Vedia ¿El VIPS de pijos? Joder, Vedia, no sé a qué VIPS irás tú, pero al que suelo ir yo, en plena “milla de oro” del Barrio Salamanca no me lo parece en absoluto. Es como una cafetería, pero a lo bestia. Esto lo digo en el sentido de que la comida que tienen no es nada del otro jueves. Otra cosa es la gente que va, pero eso no tiene que ver con la cadena en sí.

    @Lady Madonna Cristina, gracias al Starbucks mantuve mi tarjeta VIPS oro hace un par de años. Vamos, que me dejé un pastizal escandaloso en macchiatos y frappuccinos.

  8. Alexliam Autor

    Esa es otra. Mira, un día tenía que coger el AVE, así que llamé con suficiente antelación a un taxi pidiendo expresamente que tuviera para cobrar con tarjeta.

    Total, que resulta que hay un huevo de tráfico y vamos justitos de tiempo, al final llego como diez minutos antes y cuando voy a pagar no hay forma, el lector de tarjetas del taxista no funciona. Probamos con todas mis tarjetas y al final funcionó.

    El resultado? Perdí el AVE.

    P.D: Vips del barrio de Salamanca? Cual de ellos? Lo mismo nos encontramos alguna vez que yo suelo ir por alguno de ellos 😀

  9. YoMisma

    Tengo una tarjeta de fidelidad por cada supermercado que “regento” más o menos a menudo, la del AVE, la travel club, y no se cuantas monerias de esas de puntos.

    Es una forma de sacar algún beneficio, porque si esperamos que en una gran cadena nos traten bien, como para que nos apetezca volver otra vez, lo tenemos crudo.

    Saludines,
    YoMisma

  10. Manu

    Me dijeron EXACTAMENTE lo mismo cuando traté de pagar unos pasteles con tarjeta. Era en “La guinda”, una cadena que también tiene varios establecimientos al menos por mi ciudad.

    No eran 3 euros, sino algunos más (unos 10), y me dijeron que tururú.

  11. Trumaniac

    Bueno, yo voy a poner un poco el contrapunto a todas vuestras opiniones, aportando otro punto de vista. Soltaré una frase así de sopetón en plan flash, y luego la argumentaré:

    “Cada vez que pagáis con tarjeta, el banco es más rico y el comerciante más pobre”

    Dependiendo del tipo de negocio (bueno, del volumen de pasta que le muevas al banco de turno) las comisiones por el pago con tarjeta van del 0.25% hasta el ¡¡¡¡¡6%!!!!. Ese dinero se le está REGALANDO al banco y quitando al comerciante cada vez que se paga con tarjeta. Yo estoy en el sector de la alimentación, y os puedo decir que la cifra de beneficios neta final es del 5%, o sea, que para mi la comisión del cobro con tarjeta es sencillamente BRUTAL.

    En mi negocio, hemos instaurado este año la norma de no cobrar menos de 12 euros con tarjeta, si bien es cierto que damos un aviso antes de negarnos a cobrar (al ser tiendas de alimentación, la clientela es casi fija). No nos ha quedado otra alternativa, y la verdad es que el público lo ha entendido perfectamente y no hemos tenido apenas problemas.

    Cierto es que soy parte interesada y sufridora de las comisiones del pago con tarjeta, pero para mi, es un acto de resposabilidad y de solidaridad el no utilizar la tarjeta para compras de bajo importe, puesto que ya es bastante difícil luchar día a día, y más con la que esta cayendo, como para que encima el banco gane dinero y el comerciante no.

    También es cierto que en un comercio de ropa, donde el porcentaje que se le marca a los productos es del 300% las comisiones por tarjeta de crédito son bastantes menos dolorosas que el alimentación, donde el porcentaje de beneficio medio que se le marca al PVP difícilmente pasa del 25%.

    Así que si queréis ser un pelín solidarios con los comerciantes, sobre todos los tradicionales (lo de las grandes cadenas ya es otra historia) intentad no pagar con tarjeta importes inferiores a 10€. Ellos (nosotros) os lo agradecerán de todo corazón.

  12. elpablo

    jojojo, eres william foster en pleno falling down! me encanta tu, pese a todo, indestructible confiansa en el sistema, sosio, di que sí.
    por otro lado, el menda que se curró lo de berlusconi se merese un nobel de química, o algo!

  13. Okok

    Menos mal que alguien (Trumaniac) ha visto el tema desde el punto de vista del establecimiento, porque estaba flipando. Una cosa es la manía que tienen los jubilados de no pagar NADA con tarjeta y liarse a contar cambios o pagar a base de monedillas que salen por todos los bolsillos, y otra es decir que no pagas nunca nada con tarjeta.

    Vale, por defecto profesional enquistado (trabajé en tiendas pequeñas durante unos cuantos años) suelo llevar siempre dinero encima, y pagar con tarjeta sólo a partir de 15 o 20 €. Si alguna vez he de pagar con tarjeta algo menor, pregunto con voz culpable y agradezco que me lo permitan.

    Me imagino que la cosa se ve distinta si frecuentáis grandes cadenas, centros comerciales y demás locales masificados, o si hacéis uso de comercios de barrio y baretos pequeños, donde ves que no tiene sentido exigir poder pagar dos chicles con tarjeta.

  14. Alexliam Autor

    Voy a extraer un párrafo de la entrada porque o bien yo no me he explicado o bien no me habéis entendido:

    Puedo entender que un supermercado de barrio no te quiera cobrar algo inferior a 12 euros con tarjeta porque sinceramente probablemente no le traiga a cuenta por las comisiones que le cobran, ¿pero una cadena? No creo que sea la mejor forma de fidelizar la verdad.

    Ya digo que entiendo que para una tienda pequeña de barrio es una putada y en estos lugares no lo suelo hacer (a no ser que no me quede otra). Pero en una cadena creo que el gasto en comisiones compensa que el cliente se vaya contento.

  15. Pingback: El exceso de atención al cliente

  16. RATM

    Nunca he usado tarjeta.Me infla la bolsa escrotal la gente que tira de tarjeta y no lleva “cash”, o la gente que va a a salir y a última hora debe buscar un cajero para sacar pasta.

  17. guiye

    RATM te lo voy a explicar sin conocerte de nada. Voy a hacer un análisis simplista del tipo de sujeto que me pareces.

    Niño de papá con paga que siendo estudiante tiene tiempo para pedirle dinero a sus padres y -que coño- ir al cajero.

    Cuando trabajes, tengas un horario criminal, no tengas un cajero a mano y ni tiempo para ir al banco. Postea aquí.

  18. RATM

    guiye te lo voy a explicar sin conocerte de nada:
    Probablemente tenga más patadas dadas en los huevos que las que tú tengas en tu vida.
    De currar llevo haciéndolo desde hace 14 años,algunos de ellos en trabajos sin asegurar y otros con horario de tres de la mañana a una del mediodía.De pasta he andado más tieso que la mojama.
    Y postearé cada vez que me venga en gana o mientras que el dueño del blog me lo permita.

  19. Alejo

    Yo por eso prefiero ir, siempre que puedo, a establecimientos pequeños en vez de a cadenas, porque sueles tratar con el dueño o con un empleado al que le interesa fidelizarte y si se puede pagar con tarjeta mejor que mejor, aunque yo si suelo llevar efectivo.

  20. Kiko Cosmetics

    Hola, soy el típico responsable de empresa que se las da de arrepentido y, acojonado ante la influencia de un blogger, me bajo los pantalones y entono un sonoro mea culpa, al tiempo que te ofrezco un 50% de descuento en todos los productos de nuestra tienda, amén de proponerte que supervises a partir de ahora la contratación de nuestros empleados. Y no sólo eso sino que a partir de ahora me doy de alta en Twitter, en Facebook y en redes sociales y desde ellas controlo la imagen corporativa de la compañía y hago retuitts de pensamientos de Mohandas Gandhi.

  21. Kike

    Mientras mas grandes son las compañias menos les importamos, Si tu no vuelves por allí y no pasas por el aro tranquilo que como tu habra otros cientos que si lo harán… Es como quien tiene tos y se rasca la barriga. Saludos de un antiguo seguidor 😉

  22. Pingback: Infidelizando al cliente

Los comentarios están cerrados.