El fin de la paciencia

En líneas generales me considero una persona bastante paciente. Siendo sinceros para la mayoría de las cosas tengo una paciencia supina, pero para otras (hacer cola para comprar algo en McDonald’s, por ejemplo) mi paciencia es nula (de ahí que me encantaría que existiera una cola VIP en estos sitios, que pagas un poco más pero te saltas la cola por completo).

La sociedad de hoy día ha acabado con la paciencia, o más bien no la queremos ni ver. Es por ello que cada día inventamos algo nuevo para no tener que esperar.

Conexiones a internet en nuestros teléfonos para poder estar perpetuamente encadenados a la red, para poder subir al momento las fotos que hacemos y contar las cosas que nos pasan. Nos bajamos las series de internet porque no soportamos ver los anuncios (aunque hay otros motivos para esto), pagamos por sistemas de descargas en internet para bajar al tope de nuestra conexión y así tener las cosas al instante.

No recuerdo la última vez que me senté en un parque a ver a la gente pasar. A simplemente estar ahí sin tener nada que hacer, sin mirar el teléfono ni el reloj, simplemente disfrutando del no hacer nada. Hemos perdido hasta el aburrimiento, ya no nos aburrimos nunca. De hecho creo que los niños de hoy día ni si quiera conocen la palabra.

No se si todo esto es bueno o malo, supongo que es síntoma de que la sociedad avanza, de que esperar es cosa del pasado o de los países subdesarrollados pero creo que con la pérdida de la espera, del aburrimiento se está perdiendo cierto romanticismo.

¿Que fue de aquello de esperar a tu novia abajo durante veinte minutos? Eso ya no existe, ahora le pedimos que nos de un toque al móvil cuando esté casi lista para así salir de casa y no tener que esperar.

Posiblemente esto no sea más que una sarta de gilipolleces escritas por un tipo con mucho tiempo libre, pero quería que esto perdurará en interwebs para siempre, o al menos hasta que caduque el hosting.

6 pensamientos en “El fin de la paciencia

  1. Juan Ángel

    El mayor problema de todos es que, pese a todo lo que tenemos a nuestro alrededor, conocemos la palabra “aburrimiento” más que ninguna otra generación.

  2. Capelare

    Sólo los losers esperabais 20 minutos abajo. El resto de personas esperábamos esos 20 minutos arriba, sentados en el sillón, normalmente con una copa de coñac en la mano.

    Lo siento.

  3. Rafa López

    Me estoy viendo de nuevo la serie Friends, y flipo con la de cosas que hacen por no tener móvil xDDD Me recuerda a esos tiempos en los que se esperaba a la gente, se les buscaba por la noche sin saber con seguridad en qué bar estaban…

  4. Toni Maquero

    Totalmente de acuerdo con lo que dices y eso que soy uno de ellos, de los que tengo el teléfono conectado a Internet y cada vez menos paciencia.

    Que tiempos aquellos…no se si eramos más felices, pero seguro que con menos estrés si.

  5. Okok

    Yo estoy enganchada a usar internet por el teléfono, pero también me encanta lo de sentarme o tirarme en el parque y ver la gente pasar. Incluso miro as nubes buscando formas, como en las pelis. En serio.

    Me he reído con lo de “De hecho creo que los niños de hoy día ni si quiera conocen la palabra.” porque justo ayer pasó algo que me imaginaba la escena y me descojoné. Mi hijo me llamó, que estaba con dos amigos más y estaban aburridos, no sabían qué hacer, y decidieron llamarme a ver si se me ocurría algo.

    Me imaginaba los tres adolescentes molones reconociendo su derrota y llamando a la madre de uno, para decirles qué hacer con su nueva libertad :)

    Pero sí, es cierto que la gente no acepta el aburrimiento como ocpión, no acepta esperar colas ni que la respuesta sea dentro de una semana. Maravillas del hombre blanco.

  6. Hades87

    Toda la razón, tiempo atrás veías la tele y cuando no daban algo que te molaba decías y ahora que hago?

    Pero hoy en día con la conexión constante en internet, la web 2.0 y todo el rollo este es difícil aburrirse y siempre que sales de casa estas pendiente del móvil para ver que pasa.

Los comentarios están cerrados.