Os contaré un secreto…

… me aterroriza llegar tarde. Voy a explicarme para que no me toméis por loco.

Por norma general soy una persona bastante puntual, siempre llego antes que los demás a los sitios donde he quedado, y si quedo en casa de alguien siempre me toca esperar. Con el paso del tiempo he aprendido a no enfadarme por estas cosas, aunque cuando la gente se retrasa demasiado me toca especialmente los cojones.

Sobre todo porque la gente suele poner excusas al llegar tarde, como si los demás no tuviéramos problemas. Yo también cojo atascos, a mi también me entran ganas de cagar en el último momento, a mi también se me olvida coger las llaves de casa y tengo que volver. Pero esas son cosas que considero antes de salir y por eso me preparo un rato antes.

Pero a lo que me quería referir no era a ese «llegar tarde», sino al llegar tarde cuando voy a viajar.

Cuando voy a coger un tren o un avión temprano en la mañana, cuando requiere madrugar, cuando requiere que pongas el despertador me es imposible conciliar el sueño. Es así, es inevitable.

La culpa la tiene un viaje a Barcelona que hice en el que casi pierdo el avión porque el despertador no sonó y tuve que salir corriendo. Finalmente lo pude coger, pero desde entonces el miedo se apodera de mi cada vez que voy a viajar.

Quizás sea porque viajar implica algo guay, algo que no te quieres perder en la mayoría de los casos. Como el domingo anterior que me iba a Madrid, entre los nervios previos por ver a mi novia después de varias semanas sin hacerlo y el miedo a que el tren partiera sin mi creo que no dormí ni dos horas. Y este domingo me pasará igual.

He probado a poner varios despertadores e incluso instar a mi madre a poner el suyo, para que no dependa todo de mi, pero da igual, me creo que los planetas se van a alinear para joderme y que no voy a poder ir a donde sea que vaya a ir.

Otro tema aparte es comprobar, el día antes, que tengo bien los billetes o las tarjetas de embarque. Tengo que revisarlo cinco o seis veces porque aunque vea que está todo correcto, que no me he equivocado de día ni de hora, necesito mirarlo varias veces. Lo miro, me quedo tranquilo y al cabo de un rato pienso «¿Seguro que lo he mirado bien?», y vuelta a empezar.

No se si esto es un principio de trastorno obsesivo compulsivo, pero la verdad es que es un sin vivir. Menos mal que en breve se acabará por un periodo de tiempo.

18 pensamientos en “Os contaré un secreto…

  1. Ellohir

    Es algo normal, no te preocupes. Internet y la wikipedia fomentan la hipocondria, pueden hacer que veamos TOC por todas partes.

    PD: Yo miro los billetes sólo tres veces 😀

  2. ElGekoNegro

    No creo que sea porque viajar sea guay o no, simplemente es que si pierdes un vuelo sabes que no va a esperar por ti, no es como si llegas tarde al quedar con tus amigos, que les dices: «Id tirando que ahora llego».
    Como no estoy acostumbrado a ir mucho en tren lo miro una vez y doy por bueno todo lo que sea, si hay un error, habrá sido culpa de otros.

  3. Hugo

    Solución rápida, abandona a tu novia y no te volverás a ver en esta complicada tesitura, creo que es lo mejor para tu salud.

  4. Aloisius

    Y eso no se pasa, aunque viajes mucho. Mi señora coje dos aviones a la semana, y aun así la noche anterior se sigue agobiando.

    Desde que perdimos un avión por un atasco brutal, ya no hay manera de quitarnos ese agobio, porque perder un avión es lo peor del mundo. Te marca durante mucho tiempo.

  5. sara

    Yo no puedo dormir cuando tengo examen al día siguiente. Si descubres un remedio, compartélo, vale?

  6. picomike

    Yo también, antes de un viaje duermo fatal, o no duermo. Siempre pongo dos o tres despertadores, pero al final nunca hace falta porque media hora o una hora antes ya estoy con los ojos como platos. ¿Pero y si me quedo traspuesto? Tengo que ponerlos. Es una jodienda esta inquietud que se apodera de uno, aunque sé que es algo que irá conmigo siempre.

  7. El Duque

    No es tan raro, así que tranqui. Yo sí que concilio el sueño con normalidad la noche de antes, pero no sin haber comprobado que tengo tooooodo preparado justo antes de meterme en la cama.

  8. Okok

    Hay que diferenciar el trastorno obsesivo compulsivo de los síntomas de obsesiones o compulsiones. Es habitual, a menos que te repercuta en la vida diaria, tranki.

    Mi mayor FAIL fue perder un tren a Valencia, y hacer que lo perdiera mi jefe por esperarme, cuando iba a ir a conocer al presidente de la empresa en la que llevaba poco tiempo trabajando. Me dejó marcada en ese curro, porque supuso anular varias reuniones y convocar otro viaje y reunión. Mis compañeros valencianos no me lo dejaron olvidar jamás.

  9. Hexmar

    Es un miedo muy común, de hecho el sábado pasado tenía uno de los exámenes más importantes… y estaba cagado con quedarme dormido :S dejaré que una imagen hable más que mil palabras:
    http://twitpic.com/1d289
    y así hasta menos veinte… nunca se sabe 😉

  10. Obocaman

    Uno se pone nervioso el dia de antes cuando toca hacer algo que se sale de lo normal, que hace tiempo que no haces o algo que quieres mucho.

    A mi me pasa el dia de antes del final de las vacaciones. Es el último dia, estas relajado en casa y sabes que al dia siguiente te toca ir a currar. Te acuestas en la cama, te duermes y parece que todo va bien. Pero entonces es cuando te despiertas infinidad de veces mirando el reloj para ver si te has dormido o si todavía puedes dormir un poco mas (mentira, porque no duermes).

    Yo tambien soy puntual, hay veces en las que me tengo que esperar hasta a mi mismo.

  11. Chucheria

    :O A mí me pasa lo contrario, yo voy tan tranquila, creo que lo llevo todo y cuando voy a sacarlo… ¡zas! Si se me olvida algo mala suerte la mía xD

    ¿Cuándo tienes planeado lo de Madrid? ¿No te viniste antes porque hacía mal tiempo? Sabía yo u_u xDD

Los comentarios están cerrados.