La puta zona de confort

Mi primer viaje en descapotable

Probablemente la mayoría de vosotros ya hayáis oído hablar de la zona de confort. Es ese modo de vida en el que las personas se sienten cómodas. Sin riesgos, sin decisiones complicadas. No se juega, por lo cual no se pierde, pero tampoco se puede ganar.

Se puede decir que yo vivo ahí, justo en el centro de la zona de confort. A lo largo de mi vida he tomado muy pocas decisiones importantes, una de ellas fue irme a Barcelona y bueno, ya sabéis que no fui demasiado feliz allí. Es por ello que ahora mismo ni me planteo irme de aquí, de Málaga.

Por cosas como esas es por la que me he acomodado en el epicentro de la zona de confort, y no hay quien me mueva de ahí. En el fondo me jode bastante que no sea capaz de arriesgar en mi vida, porque se que si lo hiciera otro gallo cantaría en según que cosas.

Si no le hablo a las tías como voy a ligar, sino arriesgo a la hora de buscar un trabajo como voy a encontrar uno guay, y un sinfín de cosas parecidas. Supongo que hay personas más predispuestas a arriesgar que otras y yo soy de las que no. Se puede decir que soy bastante cómodo en general.

Aunque también he de decir que vivir en la zona de confort no es tampoco de color de rosa. Es cierto que a veces también se pierde por el camino, cuando te surge la oportunidad de hacer algo diferente pero no eres capaz de hacerlo y ves como todo lo que querías y amabas se pierde por no haber sido capaz de tomar la decisión oportuna en el momento indicado.

Luego, cuando te das cuenta de ello ya es demasiado tarde.

A veces también, tú estás tan tranquilo en tu zona de confort y te aparece una oportunidad sin igual, un viaje sin precedentes a un lugar inigualable, lo único malo, debes abandonar el perímetro de seguridad. La sensación que te embriaga (al menos a una persona como yo) en esos momentos no se la deseo a nadie, un mal estar contigo mismo difícil de superar y creo que los que se identifiquen un poco con esto sabes de que estoy hablando.

La única escapatoria posible es que te aparezca una segunda opción, quizás no tan atractiva pero que te permita seguir viviendo en tu zona de confort. Es entonces cuando por fin puedes relajarte porque sabes que se acabaron tus problemas, prácticamente no tienes que decidir.

Me gustaría por un día ser capaz de abandonar esta jodida zona de confort y solicitar mi visado a Estados Unidos para irme a vivir a Florida. Es con lo que llevo soñando demasiados años y la decisión definitiva que me temo que jamás llegaré a tomar. No puedo evitar sentir envidia cuando un amigo me dice que se va a vivir a otra parte, a seguir con su vida y a probar suerte…

Puta zona de confort.

29 pensamientos en “La puta zona de confort

  1. piscolo

    buena entrada, sabes?? yo tengo unas sensaciones muy parecidas tengo muchos proyectos pendientes de hacer pero todos suponen mcho riesgo para la vida que llevo y que pasa….. pues nada que sigo igual con las ideas por hacer pero sin hacerlas….

  2. Jorge

    Muy buen post. Cuánta razón tienes, aunque yo también vivo en la zona de confort, y hay que aprender a vivir a gusto ahí, que tampoco es tan malo.

  3. Chris

    Creo que todo el mundo pasa por ello. Yo sali y me fui a Florida a vivir, a Miami Beach en concreto. Durante 10 años estuve yendo y viniendo y al final regrese y estoy trabajando en Gibraltar. Lo de Miami olvidalo, te lo digo desde ya, es casi imposible conseguir ya un visado de trabajo, la economia esta alli fatal y no hay trabajo ni para los americanos. Para contratar a un «no americano» el gobierno pone muchas trabas. Quedate en tu zona de confort y no salgas de alli sin guardarte las espaldas primero, por si tienes que dar la vuelta.

  4. Andrés

    Aprovecha la zona de confort para hacer algo que quien no está en ella no puede hacer, o al menos no tan fácilmente. Por ejemplo, emprender, crear algo.

  5. Chucheria

    Eso es estúpido, si algún día voy a Florida a vivir te vendrás conmigo, quieras o no, aunque me odies xD Y si hubieras elegido otro sitio más cercano te diría lo mismo. Los cambios dan un poco de miedo pero siempre los hay, de una manera u otra, todo el mundo se acostumbra a ellos.

  6. Ponzonha

    La foto brutal.
    Yo soy otro de los de la zona de confort y también me da envidia la gente que abandona la rutina y se lanza a la aventura. Sin embargo, no dejo de pensar que ellos envidian mi rutina. Eso es vivir, envidiar, anhelar, desear otra cosa. Cuando dejas de hacerlo, no es que seas feliz, es que estás muerto.

  7. Aloisius

    Que sepas que la zona de confort cuesta muy poco hacerla, que te vas a la aventura, y en 2 meses vuelves a estar en la rutina, y en otra zona de confort.

    Y ahora te voy a decir un par de verdades como puños, para que se te quite la tontería y te vayas a vivir a Florida, cojones. Lo que tienes es un cague de niño de mamá. Lo entiendo, yo lo he tenido también. pero sé realista, vas a pasar hambre si te vas a florida? se va a olvidar de tí tu mamá y no te va a querer cuando vuelvas de vacaciones? No. De hecho, cuando vuelvas de vacaciones a Málaga a ver a tus amigos te lo vas a pasar teta contándoles como mola Sarasota, y la cantidad de salsa ranchera que comes al cabo del mes.

    Puedes tener un poco más de confianza en tí mismo y irte a la aventura de una puta vez? Te lo agradecerás a tí mismo en cosa de 2 o 3 meses, cuando estés otra vez en tu zona de confort.

    Perdón por el lenguaje soez, pero es que me parece que tú también necesitas un capón para sacarte del ensimismamiento.

  8. Elio

    La puta zona de confort es una maldita telaraña de la que es muy dificil escapar si no te lias a hostias con los hilos para desmontarla. O te lias la manta a la cabeza en serio o te olvidas del tema.

    Eso sí, si puedes hazlo. Yo tal vez debería haberme ido a vivir a California cuando tuve oportunidad (para tener más experiencias, no porque ahora no sea feliz) y ese tren ya pasó y dudo que vuelva nunca más.

  9. Paloma

    Bueno, ya sabes que yo no soy muy partidaria de las zonas de confort, y más si eres joven y tienes la vida por delante.

    Solo vas a vivir una vez, así q intenta hacer lo que quieras con tu vida, y sino, siempre hay tiempo de volver a casa.

    besos

  10. Carlota

    ale yo soy la 1ª a la q le acojonan los cambios, y tmb me tira mucho la comodidad, pero mira lo k te propongo:
    da un pekeño giro a tu vida y vente a vivir con gabolock y conmigo! mira q la oferta es para pensársela eh? te ofrecemos:
    -salmorejo by gabo a tuti pleni.
    -te ayudaríamos a iniciarte en el fasinante mundo de las tareas domésticas, q ya sé q no te atrae mucho, pero piensa en el momento en q le cocines un plato a una chicuela y ella embriagada por tal detalle te kiera aún más ;p
    -un zumito de naranja natural by carlota todas las mañanitas.
    – y en definitiva nuestra grata compañía brother. :)

  11. Aeris

    A mi los descapotables no me gustan, suena mucho el aire y no sirve de nada haberte peinado.

    Creo que a veces confundimos la sensatez con la zona de confort… No por no querer hacer algo estás siendo un comodón.

  12. Tropyko

    Me uno a ti… Puta zona de confort!!!

    Creo que estoy de acuerdo en cada una de las palabras que has escrito en este post. Quizá sea porque estoy viviendo mas o menos la misma situación que tu. Hartito estoy yo de la maldita zonita esta.

    Vale, estás muy bien y sabes que de momento todo es de color de rosa, pero por dentro algo te dice que si arriesgas puedes conseguir que la vida se vuelva de color amarillo fosforito (mucho mejor que el rosa xDD).

    A lo que iba que es mi primer comment en tu blog y ya me estoy enrollando. Mi consejo es que si estás bien ahora, no la abandones, pero nunca cierres puertas y no dejes pasar JAMAS oportunidades que posiblemente nunca podrían volverse a presentar.

  13. marmolillo

    Pues no sé, yo lo que veo es que todo el mundo busca estar donde estás, y la mayoría de la gente ya no tiene opción de acercarse a la zona en cuestión.

    Para mi que es muy peliculero eso de «arriesgarse» para conseguir el éxito. Normalmente si te arriesgas te llevas algo raro que es más fácil que salga mal que bien. Para la gente en situación como la tuya, en la encrucijada de la vida, hay un libro muy bueno que es «Servidumbre humana» del que han hecho varias películas, pero del que dudo mucho que sirvan para ilustrarte pues es fundamental el ritmo lento de la trama leída para ir identificándote con el personaje.
    No es un libro al uso, hay gente a la que no le gusta y gente a la que le cambia la forma de ver la vida. Lo bueno que tiene es que es bastante gordo y no salen Elfos, con lo que poca gente se atreve a leerlo. Estoy seguro de que si lo lees agradecerás este consejo durante toda tu vida, aunque según tengo conocimiento del blog, nunca lees libros. Por cierto desde el trabajo me filtran tu página como pornográfica, es uno de los pocos blogs que no puedo leer. Algo hiciste mal en alguna vida pasada.

  14. Pingback: Qué quieres que te diga… » Blog Archive » Fuera de juego

  15. Pingback: Qué quieres que te diga… » Blog Archive » I (L) MAD

  16. millo

    La foto esta para portada de libro XD…….la oportunidad de de vivir se nos da a tod@s pero muy poc@s optan por hacerlo, se conforman con existir.
    Mi detonante para salir de la zona de confort todo sea dicho fue un cumulo de circunstancias, todo sea dicho pero sin lugar a dudas fue la rutina la que me impulso a abandonarla.

  17. Pingback: The Philadelphia Story – Nada que contar...

  18. Susana

    Yo no me resigno. Vivi mucho tiempo en la zona de confort y ahora he descubierto que fuera HAY MUNDO!!!!
    Me gusta la entrada (la puse de referencia en una entrada mía)

  19. Pingback: Un largo viaje empieza con un pequeño paso « Aprendiendo a aprender

Los comentarios están cerrados.