La historia del cliente gilipollas

Creo que esta historia no la he contado nunca por aquí, corregidme si me equivoco. Es una pequeña historia que me contó mi tío, el que vive en Estados Unidos, y que siempre que la recuerdo me hace bastante gracia. En los tiempos que corren viene muy a cuento, así que vamos al lío.

Mi tío tiene un restaurante pijillo en Florida, concretamente en la zona de Siesta Key en Sarasota. Este restaurante lo tiene desde siempre que lo recuerdo, y como aquella zona está enfocada para el gozo y disfrute de ancianos jubilados es muy habitual ver allí comiendo viejetes y antiguas glorias de la guerra que acostumbraban a acabar con la vida de los gooks.

El tema es que normalmente al restaurante acuden clientes fijos que comen allí cada fin de semana ya que les gusta el servicio y la comida que se sirve en el lugar. Sin embargo no todo el mundo está contento, y aquí es donde empieza realmente la historia.

Había un cliente que acudía cada semana a cenar al restaurante. Todas las semanas, después de terminarse toda la comida que se le servía el tipo llamaba a mi tío para decirle que la comida había sido una mierda y el servicio aún más.

Durante muchas semanas mi tío le pedía disculpas, hasta que un día acabó hasta los cojones. Un día todo ocurrió como siempre, el tipo terminó de comer y avisó a mi tío para echar el más que habitual puteo sobre el restaurante pero mi tío tenía un as en la manga.

Mi tío le invitó a la cena y le dijo que no volviera por allí jamás, ya que como nunca le gustaba la comida ni el servicio había cientos de restaurantes en la ciudad para comer y que no tenía porque volver más por allí.

El tipo finalmente no aceptó la invitación y se calló como una jodida puta. A la semana siguiente el tipo apareció de nuevo por el restaurante, esta vez, tras terminarse la cena pagó la cuenta y no dijo nada, dejó la propina pertinente y se largo de allí. A día de hoy, veinte años después, el tío sigue cenando allí cada fin de semana.

Si cuento esta historia es porque cada vez que veo a los típicos comentaristas que solo comentan para sacar punta a lo que uno dice o para insultar o faltar me acuerdo de la misma. La diferencia entre los comentaristas que dan por culo y el señor que iba al restaurante de mi tío es que el tío finalmente cerró el pico de una puta vez.

No se muy bien si es porque tienen mucho tiempo libre, por envidia, o porque tienen una disfunción cerebral, pero podrían quedarse en su casa tomando por culo.

23 pensamientos en “La historia del cliente gilipollas

  1. ElGekoNegro

    Malkav, aprende a escribir tu URL.
    La historia es bestial. Yo me doy por aludido porque ciertamente en ocasiones comento para apuntillar algo, intentaré controlarme. Pero no confíes en que te pague la cuenta, clickejo al adsense y pista.

  2. Ellohir

    EGN, si vas todas las semanas al restaurante y un día la comida en lugar de estar buena es una mierda… Pues nadie con más derecho que tú a quejarse.

    Eso sí, casos puntuales. Si no, entonces eres coprófago y quejica a la vez 😀

  3. Hugo

    En la blogosfera lo que hay es mucho de, parafraseando a tu querido Allen, “la comida era malísima y además las raciones eran muy pequeñas”.

    Yo también tengo algún comentarista de este estilo. Pero bueno, muchos de mis posts son críticas contra terceros así que asumo que otros quieran criticar mis cosas.

  4. Alexliam Autor

    Pero Hugo, una cosa es que alguien te pueda criticar en algún momento y otra es el típico tonto del culo que entra todos los días a leerte y que lo único que acierte a comentar es que es una mierda. Joder, pues deja de leerlo.

    Creo que son cosas diferentes.

  5. Ruth

    Jajjjajjaaa. Qué genial. Yo tengo a un troll que me adora. Ardo en deseos de sugerirle que me borre de su lector de feeds, igual que tu tío invitó a la cena a aquel tipo, pero no sé qué darle a cambio al troll este que digo. Y no hay manera de que se calle.

  6. Ponzonha

    La diferencia es que en Internec todo es gratis y no puedes meterle un ostión al susodicho. Por cierto, la historia parece de pinícula. Ahora sólo haría falta que el cliente mongol se muriera y dejara en herencia a tu tío el pastonazo de la historia o algo así.

  7. Hexmar

    Pues como comentaristas tengo pocos, a mi me recuerda más a algún cliente, en el curro… Con que ganicas me he quedado alguna vez de decirle eso a alguno, bueno, además de darle alguna hostia, no nos vamos a engañar… Pero en fin, ni es mi “restaurante”, ni está la cosa como para espantar clientes, aunque sean malos, la pela es la pela…
    Eso sí, con los trolls, no mercy!!!

  8. trumaniac

    La fama tiene sus inconvenientes, y el atraer en un solo blog a todos los adoredores de la palabra ojete también. Vamos, yo mismo usaba ojal hasta que te leí por primera vez.

  9. Juankiblog

    Hay que ver qué morro tenía el hombre este. Me recuerda a un troll que me ha salido en mi cuenta de Youtube, que últimamente no deja de insultarme.

  10. Pingback: Actualidad Tecnologica - La semana en los blogs CXLIX

  11. Sergi

    Hola Alex,

    Permíteme felicitarte por tu blog. Es muy elegante y coherente.
    A mi también me encanta Sidonie, aunque mi canción favorita es “Fascinado” 😛

    Y te preguntarás ¿Que es lo que quiere este tio, y porque me agasaja tanto?

    Pues mira, estamos buscando bloggers de calidad para asistir a un evento organizado por BRM (Bloggers Recomendation Management) para Factor X
    La cosa consiste en asistir a las dos últimas galas como invitado VIP, conocer en exclusiva a Nuria Roca, conversar con el Jurado y recorrer el backstage del programa, junto a los mejores bloggers de España.

    Si estás interesado, por favor ponte en contacto con Olivia, la coordinadora de bloggers en: factorx@dianamediagroup.com

    Saludos!

  12. Pingback: La semana en los blogs CXLIX | Noticias, novedades, tecnología, programación - Bit & Bit

  13. Pingback: Dígamelo usted, que es el que sabe | Finanzas

Los comentarios están cerrados.